La industria automotriz se encuentra en competencia. Los fabricantes del mundo entero están haciendo uso de todos sus recursos para ofrecer vehículos con tecnología de punta que maximice la eficiencia y la comodidad para, algún día, transformar la experiencia de manejo que conocemos actualmente en una experiencia de manejo centrada en los pasajeros con automóviles que puedan conducirse solos.

Pensando en el placer de conducir, Dodge dio la espalda a esa tendencia y se planteó un objetivo diferente: el rendimiento puro.

Presentamos al Dodge Challenger SRT Demon.

“Deseábamos construir el mejor auto de carreras de cuarto de milla que también pudiera utilizarse legalmente en las calles”, comentó Chris Cowland, quien es director de sistemas de propulsión avanzados y de tecnología para las calles y las carreras, FCA US LLC, y una de las mentes maestras encargadas de rediseñar al muscle car americano.

Con un motor HEMI V8 supercargado de 6.2 litros que genera 840 caballos de fuerza y 770 libras-pies de torque y una aceleración de 0 a 60 en 2.3 segundos, el Dodge Challenger SRT Demon no es sólo el rey de los autos cuarto de milla, es el auto de producción más rápido y potente que nunca antes se había ensamblado.

Los aceites Sintéticos Pennzoil Synthetics fueron un elemento clave que permitió transformar este sueño de potencia sin precedentes en una realidad.

“Evidentemente, debemos realizar mucho trabajo de validación para probar la confiabilidad y durabilidad del motor”, comentó Cowland. “Todas esas pruebas se llevan a cabo utilizando los aceites Sintéticos Pennzoil, exactamente el mismo aceite que utilizamos para llenar los motores en la fábrica”.

En nuestro último cortometraje Pennzoil, Exorcising the Demon, filmamos al Dodge Challenger SRT Demon en las calles de Pittsburgh para aplicarle nuestra propia prueba de rendimiento. Rodeado de acero y hierro, este auto demostró ser una experiencia de manejo sin precedentes para el piloto de precisión Rhys Millen.

“Cuando se trata de un motor de potencia extrema, como este, se debe usar un producto que ofrezca el mismo nivel de rendimiento que puede alcanzar este auto. Los aceites Sintéticos Pennzoil pueden alcanzarlo.”

El rendimiento es la fuerza que nos impulsa en todo lo que hacemos, pues consideramos que las revoluciones por minuto del motor de su auto están estrechamente relacionadas con los latidos por minuto de su corazón. Contribuyendo a fortalecer el desafiante rugido del Dodge Demon, nos sentimos orgullosos de mantener con vida el sueño de una experiencia de manejo exaltante.

SEA TESTIGO DEL MAYOR RENDIMIENTO DE PENNZOIL Y SRT

Exorcising The Demon Con Los Aceites Sintéticos Pennzoil

Sea testigo de la potencia del Dodge Challenger SRT® Demon y observe cómo los aceites Sintéticos Pennzoil ofrecen a este tremendo motor el rendimiento y la protección que él merece. Observe como los aceites Sintéticos Pennzoil liberan el sonido y la furia del Demon.

The Last Viper

Pennzoil dice adiós a un ícono americano con una actuación digna de su legendaria reputación. Sea testigo de la potencia bruta y la velocidad que rompe récords en The Last Viper.